El para qué de las cosas

Me observabas continuamente mientras estudiaba. Me mirabas con la mirada cariñosa y cercana de un perro viejo tirado a la sombra en el más absoluto de los veranos.

Un día, acostumbrado y agradecido por tu presencia, te pregunte que para qué estudiaba yo tanto. Yo no tenía la respuesta por mucho que la buscase.

Desde mis doce años, hasta nuestros treinta años, tú nunca escatimaste en respuestas.

  • ¿Para qué quieres a tus padres?
  • ¿Para qué tienes novio o novia?
  • ¿Para qué trabajas?
  • ¿Para qué tienes hijos?
  • ¿Para qué construyes un hogar?
  • La mayor parte de los para ques que no tienen respuesta son los que dan sentido a nuestra vida. Y sin embargo no tienen respuesta.
  • Y sin embargo guían tu vida.
  • Tu vida no la guía la razón. La guían las emociones, los sentimientos, la motivación. Todo lo que puedas explicar será un artificio de tu mente.
  • Estudia o no estudia, pero ama lo que haces.IMG_3715.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: